22 octubre 2007

Materialismo

Un premio Nobel ha dicho que los blancos son más listos que los negros, y se ha armado la marimorena. Podría entenderlo, porque a mí también me parece una barbaridad, pero en una sociedad cientifista y materialista como la nuestra, qué queréis que os diga, no lo entiendo.

Porque si el alma no existe o, como decía un leguleyo que me encontré una vez, radica en el bulbo raquídeo; si el amor, como dicen Punset et al., no es más que una reacción química; si somos iguales que los chimpancés, y nuestro ADN es igual que el de la mosca del vinagre; si sólo existe lo que se cuenta, se pesa o se mide, entonces ¿de qué se escandalizan?.

El elefante africano tiene las orejas más grandes que el elefante asiático, y nadie se rasga las vestiduras. No sé si me explico...

4 comentarios:

cesar dijo...

Básicamente, estoy de acuerdo y de hecho pensé algo parecido a lo que escribes. Aprovecho, mi intervención para recomendarte un blog de una amiga poeta que no tiene desperdicio. http://www.lanocheenllamas.blogspot.com/

Un abrazo fuerte.

César.

Enrique Baltanás dijo...

Muy bien visto.

Claudio dijo...

Además, no hay que olvidar las conexiones del laboratorio Cold Springs Harbor del Dr Watson, con el MOvimiento Eugenésico Americano:

ver Watson y la Gen-ética
en www.diccionarioparanaufragos.blogspot.com

saludos

irichc dijo...

La razón es lo más excelente que tenemos, pero no lo que nos hace humanos. Es el sentido moral (o la capacidad de amar), una suerte de razón universal aplicada a la supervivencia y dirigida por la voluntad. Se puede ser inteligente en grado sumo y no aprovecharse de esta ventaja.