09 julio 2008

Volutas poéticas II

De cuánta soledad me ha liberado
la caricia azulada de tu aliento,
nube tibia y sutil en movimiento
que envuelve al corazón desalentado.

¡Qué cuenta de dolor aminorado!
¡Qué esperas en silencios contenidas!
¡Qué vísperas de amor agradecidas
a tu blanco papel sacrificado!

¡Qué misterioso pálpito encendido
jugando entre mis dedos impacientes
para ahuyentar al sueño enfebrecido!

Contigo arden las penas más hirientes
al tenerte en mis labios sostenido
mientras vuelan cenizas indulgentes.


................................José Utrera Molina

[Cortesía de LFU]

4 comentarios:

ARP dijo...

Vaya, otra incitación a fumar y también interesante: espero que no me haga tambalearme en esta senda, en la que llevo año y medio, de la no-fumancia.

Verónica dijo...

Maravilloso soneto.

LFU dijo...

Con permiso, debo aclarar que el soneto fue escrito cuando el autor aún fumaba. Ya va para cinco años que tuvo que dejarlo y cada minuto que pasa lo echa de menos al tiempo que se alegra de no fumar.

Abu Saif al-Andalusi dijo...

Como amigo del blogger y del poeta, y además como ex-fumador (no muy covencido tras 10 años) me descubro rendido e hincando mi rodilla dolorida en el húmedo suelo de Albión os saludo.
Abu (McVickers)