25 agosto 2007

Pasan los días

Perdonad la ausencia de entradas en estos días. No es que me tome esto del blog como un deber, pero cuando compruebo que, a pesar de estos silencios, hay gente que sigue entrando a diario a visitarme, me entra cargo de conciencia. Perdón y gracias por vuestra perseverancia.

De estos días os cuento que están siendo estupendos. He logrado una combinación casi perfecta de niños, playa, deporte, oración, salidas y lecturas. Al borde del mar y en vacaciones todo se ve como a cámara lenta, con gran calma, casi con sopor. Fijaos cómo será que incluso sale ZP en la tele y no me enerva.

Lo malo es que ya empiezan los anuncios de coleccionables y enciclopedias. Malo, malo, ya queda poco.

4 comentarios:

Miri dijo...

No hay nada que perdonar: para eso están las vacaciones, así que nada de cargos de conciencia. Lo que pasa es que no estaba segura de que no se te hubiese almorzado un tiburón. Me alegro de que no sea así. Seguid disfrutando de los días de calma y de sopor... ¡Y gracias a tí!

E. G-Máiquez dijo...

Ya empiezan los anuncios...

E. G-Máiquez dijo...

Te copio (si no hay orden en contra) lo de los coleccionables para mi artículo del miércoles...

Dal dijo...

Avec plaisir!