02 julio 2006

d'Ors, Botas, d'Ors

NOCTURNO (FRUSTRADO)

Maldito Baudelaire, malditos Goethe y Borges,
que ahora que contemplo
la luna no me dejan ver
la luna.

Miguel d’Ors, Chronica (1982)


VARIACIÓN SOBRE UN TEMA DE MIGUEL D’ORS

Bendito Baudelaire, benditos Goethe y Borges,
que ahora que contemplo
la luna me permiten ver
en ella
cosas que no verá ningún astrónomo.

Víctor Botas, Historia antigua (1987)


VARIACIÓN SOBRE UN TEMA DE VÍCTOR BOTAS

Luna fría, de otoño, que esta noche
brilla sobre tu ausencia.

Y lo que son las cosas (no te rías
ahora recordando cómo te reprochaba
precisamente esta clase de prosaísmos
tu amigo d’Ors: aquí son algo diferente):
en ella veo hoy aquellos versos tuyos
–o, mejor dicho, nuestros–
(ya sabes, Baudelaire, Goethe, Borges, Horacio,
Diana encabezando por las celestes selvas
la virginal desnuda montería
y la luna astrofísica, y la luna
de Ibn Hazam de Córdoba,
y el hombre aquel del saco que amedrentó tu infancia),
y en su luz pensativa –ahora un símbolo nuevo–
la luz de tu amistad y tu talento.
En fin, tú ya me entiendes: algunas más de esas
cosas que no verá ningún astrónomo.

Miguel d’Ors, Hacia otra luz más pura (1989)

8 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

Estupenda entrada, contextualizando los poemas. Una curiosidad quisquillosa es que yo creo que d'Ors se equivoca (excepción que confirma la regla) cuando incluye en la enumeración del tercer poema "la luna astrofísica". Eso sí lo verá cualquier astrónomo, ¿no?

Dal dijo...

¡Qué razón tienes! Un gazapo similar le ocurrió al gran Borges en "Ítaca" (creo), donde dice que Ulises, al retornar, lloró de amor al divisar su Ítaca. Sin embargo, en la Odisea llega a Ítaca sin saberlo: se despierta en una playa, que es su patria, y le pregunta al "divinal porquerizo" al respecto (Homero no metió la pata, pero en lo de divinal porquerizo se pasó).

E. G-Máiquez dijo...

Muy buenos esos dos datos: el divinal porquerizo y el fallo de Borges.

Anónimo dijo...

Sí, pero se os ha olvidado otro poema de Víctor Botas que entra en el juego: "El hombre del saco", de HISTORIA ANTIGUA

Anónimo dijo...

Efectivamente: se os ha olvidado ese poema. D'Ors dice que ahora que ha muerto Botas en la luna ve todas las lunas de las que habló Botas en "El hombre del saco". Una de ellas era la de la astrofísica (que por supuesto la ven los astrónomos); pero ojito que los atrónomos ven la luna atrofísica, punto, y no la-luna-astrofísica- mencionada-por-Botas-en-ese- poema, que es la que cuenta a efectos poéticos. O sea que perdéis d'ors-cero.

Dal dijo...

Estimado Anónimo: interesante lo que dices, voy a verlo en V.Botas. Por cierto, tu conocimiento de su obra y tu guiño intertextual exigen que no te escudes en el anonimato. Gracias y bienvenido al blog en cualquier caso.

E. G-Máiquez dijo...

Touché! He ido al poema de Botas y cierto, cierto, estaba yo equivocado. D'Ors me había tendido una trampa poética (probablemente con intención, ya se lo preguntaré) y yo he picado. Lo peor es que arrastré a Dal a mi luna de Valencia. Gracias al anónimo usario por su colleja, tan merecida.

anónimo segundo dijo...

Pero d'Ors, sin embargo, tiene alguna otra pifiadilla. Por ejemplo, en un poema que habla de la brevedad de la vida y la retirada de Butragueño menciona el cuchillo de la Parca,pero lo que usaban las Parcas eran tijeras.