26 septiembre 2006

Más sobre Flannery


He terminado los Spiritual writings de Flannery O'Connor. Como decía en una entrada anterior, se trata de una recopilación sus textos para una colección titulada Modern spiritual masters series. Está compuesta por fragmentos de muchas de sus cartas recogidas en The habit of being (principalmente las dirigidas a A.), y de sus dos novelas, Wise blood y The violent bear it away. La recopilación se lleva acertadamente a cabo por bloques temáticos (el realismo cristiano, la Iglesia, su vocación a la escritura como apostolado, y las razones de la alegría y del sufrimiento), y su lectura es fácil y amena. Puede ser un buen regalo para quien quiera dar a conocer, más allá de sus relatos, la faceta humana de esta escritora católica rayana, si no plenamente incursa, en la santidad.

Lo curioso es que, en medio de tales capítulos se inserta uno de los últimos relatos de Flannery, Revelation, en su integridad. Pertenece a la recopilación Everything that rises must converge (título tomado de Teilhard de Chardin, a quien Flannery admiraba), bajo la que se agruparon sus últimos cuentos, probablemente los mejores. Los autores justifican el excursus alegando que es el paradigma de la literatura y de la cosmovisión católica de Flannery. La elección me parece muy acertada, y la ubicación del relato me ha hecho prestarle más atención (y disfrutar más de él), que cuando lo leí en español, en la edición de sus Cuentos completos . Y, además, me ha evocado un memorable poema de Miguel d'Ors - aunque hablar de memorable poema en d'Ors es un pleonasmo-, al hermano mayor de la parábola del hijo pródigo y al rico Epulón.

A ver si mañana tengo más tiempo y cuento por qué.

4 comentarios:

Arp dijo...

'converge'. 'Teilhard'. No sé si con esto quiero dar a entender que soy un 'entendido' en Flannery. La vanitas acecha.
¿Ponen algo del prólogo a Mary Ann?
Revelación es un cuento magistral, como La espalda de Parker o La buena gente del campo. En realidad, casi todos los cuentos son magistrales.

Dal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Dal dijo...

Gracias, typos corregidos (no es tu vanitas, sino mi turpitudo). Sí, hay también estractos del prólogo a Mary Ann, pero éste se puede encontrar entero en otra de mis adquisiciones de Chicago: "Mistery and manners". Te lo mando en .pdf si no lo tienes.
Sobre Revelación, ¿ves el paralelismo que comento?

Arp dijo...

Lo tengo ya (tengo las Obras completas de la Library of America); sólo era curiosidad por ver qué incluían en ese libro.
Sí que es clara la relación con el poema de D'Ors: los dos son requisitorias contra los que nos creemos buenos.