23 enero 2007

Pesadilla

Te olvidas de tu clave de acceso a Blogger, y no puedes publicar entradas. Día tras día observas cómo tus brillantes ideas no pueden ver la luz, y sufres al ver cómo tu blog languidece.

Te despiertas. Era mentira.

1 comentario:

Verónica dijo...

No me queda claro lo que era mentira. Porque, que tu blog languidece es verdad... y tan verdad. Eso lo vemos -y lo sufrimos- todos tus amigos. Bienvenido de nuevo, aunque sea con este breve, pero suculento, apunte. Que se repita.